Artículos

EL SITIO SOBRE ACOSO ESCOLAR DE HISPANOAMÉRICA

bull454 vacacionesautoestima

Cuando nuestros hijos pasan por un periodo vacacional, pensamos en ofrecerles actividades fuera de casa, tales como cursos de verano y/o actividades deportivas, artísticas o culturales para que los ratos de ocio no sean tan largos y tengan su atención enfocada en cuestiones productivas. De esa forma les ayudamos a ser proactivos y de paso no tenemos que preocuparnos porque se la pasen aburridos en casa.

Sin embargo, muy pocas veces notamos que este periodo puede ser una gran oportunidad para establecer o reforzar una relación constructiva con nuestros hijos, misma que servirá para fomentarles una sana autoestima. Para lograrlo debemos empezar por entablar una conexión con ellos desde los sentimientos, lo cual, sobre todo en la adolescencia, aunque resulta ser una tarea altamente compleja, podría permitirles que se sientan protegidos, comprendidos y valorados.

¿Cómo iniciar?

En la medida de nuestras posibilidades, debemos aprovechar esta temporada para acercarnos más a nuestros hijos, iniciando por darnos la oportunidad de observarlos, contemplar su comportamiento, tratar de entender las emociones que experimentan y dejarlos enfrentarlas para conocer su nivel de autocontrol.

Si enfocamos más nuestra atención, lograremos escucharlos, entender lo que nos dicen con sus palabras, con su cuerpo, sus expresiones, sus estados de ánimo. No es necesario que se enteren de las acciones que estamos llevando a cabo, simplemente durante esta etapa, dejemos que vivan, sin reprenderlos, sin juzgarlos, sin intentar cambiarlos.

Poco a poco y sin parecer “entrometidos”, es importante empezar a compartir actividades, tal vez algunas rutinas, juegos y espacios; pero sobre todo momentos. Tal vez para nosotros sean pequeños, pero para ellos pueden convertirse en unos muy grandes que tendrán presente el resto de su vida. Así les daremos sentido de pertenencia y les mostraremos de forma viva, la importancia de dar y recibir afecto.

A través de estas acciones, ayudamos a generar el entorno que propicie en nuestros hijos un estado emocional apto y con la mayor paz posible para ir formando su sana autoestima.

Cuidado con la sobreprotección

Siempre que intentemos generar ese entorno debemos cuidar de no caer en el exceso. Sobreproteger a nuestros hijos tiene nefastos efectos en el desarrollo de su personalidad, carácter y su propio futuro. Observar y escuchar a nuestros hijos es muy diferente a ser indiscretos y meterse en su vida para tomar decisiones que deben tomar por sí mismos.

Un padre que, sin importar el contexto, quiere llevar a sus hijos al camino que considera correcto, evitando que ellos tomen su propio rumbo, o quiere ser un servicio de rescate que no les permita conocer consecuencias o posibles riesgos de sus decisiones, impedirá sin ninguna duda, que sus hijos puedan valerse por sí solos.

Su opinión cuenta

Por ello su autoestima está relacionada directamente con la posibilidad de expresar su opinión en casa. El hecho de saber que su opinión tiene valor y es considerada sobre todo en acciones que lo afectan de forma directa, puede evitar en ellos enfado, berrinches y falta de autoestima.

El asunto se vuelve trascendental cuando, incluso para dejar en claro las normas de la casa, tomamos en cuenta su opinión y logramos acuerdos cuando se establecen límites y consecuencias en sus actos. Es mucho más probable que esas normas sean respetadas si se razonan en conjunto y se lleven a cabo, que cuando simplemente se imponen.

Hábitos sanos

En la medida en que nuestros hijos tengan claras las ventajas que les significa hacer deporte, alimentarse sanamente y tener pasatiempos sanos, su autoestima se verá fortalecida. De igual forma reconocerles el esfuerzo que realicen para cumplir cualquiera de esos hábitos, seguramente los motivará a conservarlos. Cuando eso suceda, sin notarlo, estaremos fomentando en ellos su sociabilidad y autonomía. De tal modo que si son capaces de relacionarse en otros contextos, conviviendo con otras personas, las condiciones para haberles fomentado una sana autoestima se habrán dado casi por completo.

¿Y al momento de corregirlos?

Uno de los puntos más importantes de fomentar una sana autoestima es nunca menospreciar la conducta de nuestros hijos, sobre todo cuando ésta es motivada por la expresión de sus emociones, ya sea positiva o negativa, justo en esos momentos es cuando debemos ofrecerles estabilidad, espacio y comprensión. De esa forma, los ayudamos a reconocer y a tolerar sus emociones y las de los demás al mismo tiempo que desarrollan su inteligencia emocional. Es importante hacerles notar sus errores y dejarlos experimentar las consecuencias de sus actos, pero en función de su autoestima ser demasiado críticos puede ser destructivo y hacerlo en público y con base en comparaciones con otros niños o adolescentes puede resultar completamente devastador.

Artículos relacionados

¿Estás listo(a) para apoyar a tus hijos en este nuevo ciclo escolar?

5 museos interactivos donde tus hijos se divertirán y aprenderán a convivir sanamente (CDM

Logra que tus hijos promuevan una sana convivencia. ¡Te damos 5 consejos para estas vacaci

Fundación en Movimiento invitada en emisión de lanzamiento de la nueva serie de valores: "

Fundación en Movimiento, A.C. ¡8 años mejorando vidas!

Universidad Tecnológica de México UNITEC Campus Sur, certificada por Fundación en Movimien


undefined

Idioma

Tienda

Creative Commons

ccommons

Twitter